La Carrera

Saluda Oficial

ALBERTO GARRE LÓPEZ

Presidente de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia

El 14 de febrero es la fecha marcada para la celebración de una nueva edición de la Vuelta Ciclista a Murcia Gran Premio Costa Cálida-Trofeo Alfonso Guzmán, todo un acontecimiento dentro del panorama deportivo regional desde aquella primera carrera de carácter profesional que tomó la salida en Mazarrón, tal y como sucede también este año.

Se cumplen, por tanto, tres décadas y media de un evento cuya repercusión trasciende lo meramente deportivo, pues no sólo ha contribuido de manera decisiva a la promoción de la práctica del ciclismo en nuestra Comunidad Autónoma, patria chica de grandes profesionales de la bicicleta, como es sabido, sino también a la difusión y un mejor conocimiento de los muchos atractivos que caracterizan a los municipios por los que cada año transita la prueba.

Su ubicación en el calendario al comienzo de la temporada ciclista otorga a la Vuelta murciana un especial interés no sólo para los aficionados, deseosos de comprobar cómo afrontan sus ídolos las primeras competiciones, sino también para los propios equipos participantes, que encuentran en el exigente recorrido y en nuestra benévola climatología unas condiciones ideales para esta primera fase de su preparación.

Este año, Mazarrón, Cartagena, Murcia y Lorca acogen los principales hitos del recorrido de la llamada serpiente multicolor hasta su llegada en alto a la lorquina Fortaleza del Sol, durante el que no faltarán el esfuerzo, el sacrificio, la emoción y la generosidad del trabajo en equipo que hacen del ciclismo un deporte diferente y con un gancho especial para el público que disfruta del mismo, ya sea a pie de carretera o a través del seguimiento del que es objeto por los medios de comunicación.

Como gran aficionado al ciclismo y a su práctica activa, quiero expresar mi agradecimiento y mi felicitación a todas aquellas instituciones, empresas, entidades y personas que han hecho posible esta nueva edición de un acontecimiento deportivo tan querido y arraigado en toda la Región, y al que deseo el mayor de los éxitos. Una cita única e inseparable de la figura del recordado Alfonso Guzmán, a quien la Vuelta Ciclista a Murcia debe su existencia y sus páginas más brillantes, y cuya familia, aun en los momentos de mayor dificultad, ha sabido recoger el testigo con no menos dedicación, empeño y pasión por el ciclismo.